viernes, 26 de enero de 2018

Las fotos y yo

Una de las resoluciones de Gretchen Rubin en su "Happiness Project" es la ser "a treasure house of happy memories". Podría traducirse, en un sentido amplio, como ser la 'tesorera' de  los recuerdos felices de una familia. Siempre me gustó ocupar ese lugar; es algo que me sale naturalmente y sin esfuerzo, y que disfruto.

Más allá del típico álbum del bebé (que, a decir verdad, solo tengo de Genaro, y completado a medias!), tengo documentadas y archivadas las vidas de mis hijos en múltiples formatos. Por empezar, las fotos están organizadas en la computadora de una manera bastante obsesiva...


Además, tengo las carpetas de fotos en Facebook, mi cuenta de Instagram, los varios blogs públicos y privados, y los álbumes con fotos impresas con leyendas escritas en washi tapes. Y por si fuera poco, desde el año pasado mi agenda hace las veces de diario adolescente, porque además de las cosas necesarias para mi funcionamiento diario como persona adulta, escribo también lo que hicimos en la semana, y le pego fotos en miniatura, gracias a mis padres-sponsors que me regalaron una impresora para mi cumple. Un nivel de type A personality importante, pero es lo que me gustaba hacer a los 15, y es lo que me gusta hacer ahora.

Mando a imprimir fotos con Imagena dos o tres veces al año, en grandes cantidades (entre 50 y 100) y con esas renuevo los portarretratos del living (que serán alrededor de 30), y los de las galerías de fotos de los cuartos de los chicos. Esta última impresión, fueron ellos los que eligieron qué fotos querían tener en sus paredes, lo que me encantó. Las que sobran de la tanda, van a una caja de fotos que también está categorizada, porque no vaya a ser que se me mezcle una de Vito con alguien de la familia de su papá, con una de Javi y yo en la playa! El horror!

No sé si todo esto servirá de algo a futuro, pero por el momento, disfruto mirando los álbumes, las agendas, las carpetas y la pared del living, con muuuuucha frecuencia. Be Gretchen, dice Gretchen; Be Ana, me digo yo, y me abrazo de estas excentricidades, y las sigo haciendo con todo el orgullo y la dedicación del mundo.

5 comentarios:

  1. Que lindo.. fantatica como soy de las fotos, estos proyectos me encantan. Yo no soy de imprimir mucho, pero si saco fotos a montones, me tomo el tiempo de editarlas, etc.
    Los ultimos años incursioné en fotolibros. Esto te lo recomiendo, es super lindo. Yo los diseñé uno por uno en photoshop y los mandé a imprimir. Hice del casamiento, de la luna de miel, del ultimo viaje en que fuimos a Europa, etc.. lleva tiempo pero vale la pena
    Y es genial para mostrarlas, para volverlas a ver con frecuencia.
    Guardar momentos en fotos es algo mágico.. beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo re ganas de probar hacer un fotolibro!!

      Eliminar
  2. Te aplaudo de pie, te lo juro! me parece excelente. Yo lo hice hasta el cumple de 4 de Amparo con carpetas en una PC, back up en un rígido + álbum con fotos impresas. Pero después en algún momento ya no tuvimos PC, el que baja las fotos es mi esposo.. y mil excusas más y lo tengo re pendiente. Los dos álbumes gordos que tiene mi hija están gastadísimos de tanto que ella los mira. Claro que también mira y arma álbumes en Google docs...

    ResponderEliminar
  3. muero con tu nivel de organización y categorización, sos nuestra Marie Kondo local! te contrataría para ordenar mis 20000 fotos que con suerte están organizadas, por fecha, por viaje o por el nombre del teléfono del que las bajé. iiidola Ann!!

    ResponderEliminar
  4. uh se me borró el otro comentario, ídola! sos nuestra Marie Kondo vecina del blog de al lado. Yo tengo carpetas por nombre de viaje, algún cumple, año o del teléfono del que las bajé... hasta ahí llego

    ResponderEliminar